jueves, 12 de julio de 2012

Cumbia y desaparecer - Kyzza Terrazas



Pedir en línea a través de Kichink

Libro de relatos de Kyzza Terrazas. El libro es un mosaico de las más diversos registros literarios, desde historias sobre decadencia y vivir absurdo hasta agresivas diatribas acerca de las miserias políticas y sociales. Una muestra más de un pensamiento disruptivo que, sin embargo, se sostiene sobre una habilidad literaria excepcional y una mirada chocante y pervertida. La desolación y la mirada distante unidas a una pasión por narrar son características de Cumbia y desaparecer.

Kyzza Terrazas  (cineasta, guionista y buen escritor), surge en la literatura como una voz perturbada e inteligente. Su libro ha esperado bastante tiempo para entrar a escena y no forma parte de la enorme y efímera masa de publicaciones que inundan los mercados. Va a permanecer contra todo. Ya lo verán. 



FRAGMENTOS:


"no paraba de llover en nyc cuando levanté la mirada y la vi. traté de convencerme de que no se trataba de ella, que ese rostro hecho mierda no era el mismo, que el episodio de los cuchillos no había ocurrido.
pero. el gran pero.

ayer alguien me decía: perdón por ser tan nihilista."

“—Te traje café —dije una de tantas veces.
     Lata prendió la tele. Discovery Channel, a saber, ñus moribundos.
   —Buenos días —añadí, e intenté darle un beso.
   —¡No te me encimes! —y me tiró el café ardiente en el pecho.
     Yo era un encimoso, así se justificaba.
   —¡Chinga tu puta madre! —le grité.
   —Si quieres tumbo las paredes de esta casa y me largo.”

“...haciendo el amor encima de un excusado. Ambos vestían sus uniformes rojos. Chillaban, ¿sabes?, como pájaros violentos. Cuando abandonaron el compartimiento observé que dejaron dos plumas ensangrentadas flotando en el agua del wc.”

“Ellos saben bien, ¡chingadamadre! Están conscientes de que todos —judiciales violadores, políticos puercos, manicuristas con ojos felinos o recepcionistas de hotel como yo— creemos ser sólo mirones dentro de la hecatombe defeña. Pero saben, también, que esto no es así; que, en realidad, somos protagonistas del derrumbe. Es por ello que actúan por nosotros.”

“Era mediodía y el sol —histérico— menstruaba calor sobre el chasis opaco del coche. Mientras recorríamos rectas eternas nuestros cuerpos e intenciones experimentaban un proceso de oxidación. Laurita se fumó una cajetilla de cigarros; yo media. Un par de veces le toqué la pierna y volteé a sonreírle. Ella clavaba su mirada en la ventana, no en el paisaje.” 



CUMBIA Y DESAPARECER (112 p.)
KYZZA TERRAZAS